• Derechos del inquilino: cuales son

  • Desde que se impronta nuestra firma en el contrato de alquiler de una vivienda, chalet o local comercial nos adjudicamos y empoderamos de los llamados derechos del inquilino, los cuales se han establecidos para proteger al arrendatario de cualquier tipo de injusticia o perjuicio que el propietario del inmueble intente cometer contra el inquilino violando las políticas y condiciones establecidas en las leyes y los contratos de alquiler.

    En los derechos del inquilino se engloban una diversa gama de obligaciones, deberes y normativas que deben ser respetadas a cabalidad por el propietario de la vivienda alquilada, es decir, el arrendador, el cual también posee una serie de facultades y garantías que legalmente lo protegen, los llamados derechos del propietario. Ahora bien, en el presente artículo nos dedicaremos a abarcar los derechos del inquilino, los cuales abarcan diferentes aspectos a tener en cuenta en el contrato de alquiler tales como el precio de la renta mensual por el arrendamiento, las normas con respecto a la presencia de mascotas o animales, la duración del alquiler, entre otros detalles.

    Los contratos de alquiler siempre mantendrán la condición preestablecida de arrendamiento a pesar de que se susciten ciertas circunstancias dependientes del arrendatario, entre las cuales destacan el no establecimiento del hogar permanente por parte del inquilino en la vivienda alquilada. Por otro lado, dicha condición anteriormente mencionada es justificable exclusivamente en aquellos casos en los que el arrendatario no resida en el inmueble alquilado junto con sus hijos dependientes o su conyugue con la cual no haya roto relaciones de forma legal.

    El periodo de tiempo establecido en los contratos de arrendamiento

    Si bien la duración o el periodo de tiempo establecido en los contratos de arrendamiento pueden ser establecidos de forma arbitraria por el propietario del inmueble o a través de un consenso en el que se le consulte al solicitante del alquiler cuanto tiempo necesita de arrendamiento, es necesario acotar que la ley establece un periodo mínimo de duración para todos los contratos de arrendamiento de 5 años, esta normativa forma parte de los llamados derechos del inquilino. En el caso de que se haya redactado un contrato con una duración inferior a los 5 años el arrendatario tiene la potestad legal de solicitar un año más de alquiler y el propietario está legalmente obligado a cumplir dicha solicitud.

    El inquilino que firmó un contrato con menos de 5 años de alquiler puede continuar solicitando la extensión anual de su arrendamiento hasta que el alquiler cumpla con los 5 años mínimos establecidos, luego de este periodo de tiempo el propietario de la vivienda alquilada tiene la libertad legal de decidir si continúa renovando el contrato.

    Existen ciertas condiciones que le permiten al propietario del inmueble no cumplir con los plazos anuales cuando se ha elaborado un contrato de alquiler con duración inferior a los cinco años. Por ejemplo, si el arrendador justifica en el contrato la necesidad de disponer de su vivienda antes de los cinco años para poder utilizar la misma como su hogar permanente, la ley le concederá la facilidad de ofrecer un contrato inferior a los cinco años sin tener que cumplir con la renovación obligatoria anual.

    Ahora bien, si el arrendador aplico el recurso de argumentar el desalojo del inquilino antes de los cinco años para destinar su inmueble como su vivienda permanente y en un periodo de 3 meses aún no ha ocupado la vivienda personalmente o por defecto uno de sus familiares directos con primer grado de consanguinidad, el inquilino podrá apelar por sus derechos y solicitar que se reestablezca el contrato de arrendamiento con una renovación de un año más de alquiler y, además tiene la potestad de demandar la indemnización por daños, gastos y perjuicios del desalojo.

    El mes previo al día de la conclusión del contrato de alquiler es fundamental y trascendental en el futuro de dicho contrato, ya que en dicho periodo de tiempo el arrendatario y el arrendador deben emitir sus deseos con respecto al contrato próximo a finalizar, es decir, la voluntad de renovarlo o de terminar el mismo. En caso de que ninguna de las partes notifique su decisión, el contrato se extenderá automáticamente durante un año más.

    El desistimiento del contrato: Circunstancias especiales en caso de matrimonios

    Los matrimonios siempre suponen excepciones importantes en la gran mayoría de las leyes, y en el caso de los derechos del inquilino representan una condición trascendental cuando se presentan ciertas irregularidades o situaciones especiales. En el caso de que el arrendatario decida arbitrariamente finalizar con el contrato del alquiler sin notificarle a su cónyuge que reside junto a él en la vivienda alquilada, la parte afectada del matrimonio tiene la oportunidad legal de apelar por la continuación del contrato en un plazo de 15 días luego de que el inquilino haya expresado su voluntad de desistir del arrendamiento.

    La venta de la vivienda alquilada

    Los expertos de inmobiliarias en Santa Eugenia y en finanzas no recomiendan la adquisición de viviendas que se encuentren cumpliendo contratos de arrendamiento, sin embargo, cuando se suscitan estas adquisiciones el comprador deberá asumir las obligaciones con el inquilino de la vivienda durante todo el tiempo que reste para la finalización del contrato, que como ya se ha mencionado tendrá una duración mínima de alrededor de 5 años.

    Cuando los contratos de alquiler superan los cinco años dado a las condiciones establecidas en el manuscrito, el adquiriente o comprador de la vivienda alquilada tendrá la obligación legal de indemnizar al inquilino de forma mensual con una suma de dinero equivalente a la renta establecida en el contrato hasta que finalice el mismo.

    Efectos del fallecimiento del arrendatario sobre el alquiler

    Puede ser subrogado el contrato del alquiler en caso de que el arrendatario fallezca solo en los siguientes casos:

    • En el caso de que exista un conyugue que residía con el fallecido
    • Cuando exista un individuo que convivio con el arrendatario fallecido durante al menos dos años y no sea descendiente del mismo, ya que en caso de serlo solo será necesario la convivencia independientemente del tiempo para poder optar por la subrogación.
    • Los ascendientes y hermanos del inquilino fallecido deberán cumplir con un periodo de dos años de convivencia para poder apelar por la subrogación del contrato.
    • Los individuos que una relación de consanguinidad de tercer grado con el fallecido pero que cuenten con una minusvalía de sesenta y cinco por cien pueden optar por subrogar el contrato si cumplen con un periodo de convivencia de dos años.
    • En el caso de que ninguno de los individuos anteriormente destacados exista durante la muerte del arrendatario, quedara automáticamente anulado el contrato.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAGA CLICK AQUÍ PARA LLAMARNOS