• Conoce los diferentes tipos de alquiler

  • Afortunadamente el mercado de ventas y alquiler de inmuebles ha resurgido en los últimos años aumentando las operaciones compraventa que se registran anualmente, lo que ha contribuido en la aparición de precios cada vez más competitivos y asequibles.

    Una inmensa cantidad de personas han aprovechado la favorable actualidad del mercado inmobiliario para adquirir viviendas, chalets o fincas dado a los excelentes precios existentes. Ahora bien, muchas personas no tienen destinado dichas viviendas adquiridas para establecer su residencia permanente, sino que pretender utilizar estos inmuebles para generar ganancias redituables a través del arrendamiento.

    Las estadísticas más actualizadas informan que cerca de un veinte por ciento de la población de este país dispone de más de un inmueble y lo más habitual es que estas segundas viviendas solo sean utilizadas por los propietarios durante los meses de verano o inverno con motivos vacaciones, por lo que el resto del año solo suponen un gasto inerte que el propietario debe costear para su mantenimiento.

    Si eres de los que posee un segundo inmueble no permitas que esta vivienda te genere una carga económica desfavorable, ya que te recomendamos que te adentres en el mercado del arrendamiento, el cual es una forma rentable de mantener la titularidad de nuestros inmuebles y además generar ganancias de dinero a partir de los mismos. Existen diversos tipos de alquiler y a continuación analizaremos cada uno de ellos:

    Alquiler Turístico

    De acuerdo a la localización geográfica en la cual se ubique nuestra vivienda podremos decidir el tipo de alquiler o arrendamiento que ofreceremos en el mercado, ya que, por ejemplo, si poseemos un inmueble que se encuentra en una zona o localidad con excelentes atractivos turísticos podemos apostar por el alquiler turístico.

    Este es uno de los tipos de alquiler más difícil de lograr, ya que toda la actividad turística se encuentra regulada por diversas leyes y autoridades, por lo que para ofrecer nuestra vivienda como arrendamiento turístico tendremos que obligatoriamente solicitar la licencia turística. Las comunidades autónomas solo otorgan las licencias turísticas a aquellos inmuebles que cumplan con los requisitos mínimos para satisfacer las necesidades del turista, por ejemplo, sistemas de acondicionamiento, calefacción e internet en la vivienda, así como también que esta posea un acceso directo a las vías o calles públicas. De igual manera, si pretendes brinda alquiler turístico tendrás que ofrecerles a los inquilinos información relevante sobre los atractivos y actividades turísticas de la zona a través de folletos u otro tipo de material informativo.

    Alquiler Temporal

    Este es un tipo de alquiler muy rentable y más sencillo de ofrecer en lo que respecta al ámbito jurídico y logístico. Se basa en aprovechar aquellos meses en los que no utilizamos nuestra vivienda vacacional para ofrecer arrendamientos durante una cantidad de meses previamente establecidos.

    Aunque no lo parezca, existe un grupo de turista que prefieren las épocas del año más calmadas y con menor cantidad de turistas, esta es la razón por la cual algunos visitantes extranjeros deciden alquilar residencias ubicadas en las costas durante meses invernales o de bajas temperaturas, momento en el cual el propietario de la vivienda vacacional no utilizara este inmueble, por lo que puede destinar el mismo para el alquiler temporal.

    Alquiler Tradicional

    Cuando disponemos de una segunda vivienda la cual no utilizamos durante todo el año, incluso ni en los meses de vacaciones, es recomendable aprovechar las bondades de dicho inmueble para obtener ganancias extras a partir del alquiler o arrendamiento tradicional del mismo. La renta de un alquiler convencional no es tan elevada como los arrendamientos vacacionales, no obstante, este tipo de alquiler son muy seguros y garantizan un ingreso monetario constate durante un periodo de tiempo prolongado. Los contratos de alquiler en Santa Eugenia  deben tener una duración mínima de cinco años, esto se ha estipulado para proteger los derechos del inquilino, sin embargo, el propietario del inmueble puede llegar a un acuerdo con el potencial inquilino antes de la firma del contrato para establecer una duración mucho menor.

    Las tres formas de alquiler que se han descrito anteriormente representan opciones muy rentables dentro del mercado inmobiliario para los propietarios de viviendas vacacionales quienes tienen la oportunidad de aumentar sus ingresos anuales a partir del aprovechamiento del potencial de sus inmuebles.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAGA CLICK AQUÍ PARA LLAMARNOS